Cuando yo doy, me doy a mí mismo…

dscn2013

Me gusta dar, me encanta regalar y ver la alegría en los ojos de los demás. No estoy hablando de intercambiar nada sino de algo que ya no se ve mucho: El dar sin esperar nada del otro. El dar por el placer de dar.

Cuando ofrecemos esperando algo a cambio no estamos ofreciendo nada realmente. Estamos simplemente intercambiando, negociando. Dar por el placer de dar gratifica al dador y al receptor.

La recompensa es ver en los ojos del receptor esa mirada de agradecimiento. El poder de hacer al otro feliz es el mejor pago para el que da.

Hay un refrán hindú que dice que ‘‘Lo que no se da se pierde’’ y eso incluso sirve para la felicidad, porque somos más felices dando que recibiendo y está demostrado que ser transmisor de felicidad da mayor emoción que recibir…

 

Conócete a ti mismo…

 

dscn2635

Puedes escalar todas las alturas del mundo o explotar lugares remotos, pero mientras no te explores a ti mismo,mientras no te descubras y no escales hasta tu ser…estarás siempre en el mismo lugar. 

Cuanto más sepamos de nosotros mismos, cuanto más nos conozcamos más podremos entender las razones ocultas a simple vista,  el por qué nos suceden y afectan ciertas cosas una y otra vez, y ese es el principio de un cambio que nos llevará a elegir de modo más inteligente, más consecuente y muchísimo más eficaz.

De cada uno de nosotros depende si nos quedamos contemplando como ciertas áreas de nuestra vida no son como nos gustaría que fueran o no funcionan como desearíamos, o ponemos de nuestra  parte para empezar la aventura de dirigir nuestra propia existencia…

La cantidad de felicidad que tienes en tú vida depende de la cantidad de libertad que tienes en tú corazón…

dscn2431

La felicidad podemos encontrarla siempre en nosotros, no es algo que esté ahí fuera sino algo que llevamos dentro; es cuestión de darse cuenta de que no depende de lo que tenemos, sino más bien de lo que somos. Esto significa aprender a quererse, a amarse sin condiciones, a aceptarse y a convivir con uno mismo, puesto que serán las claves para que ante cualquier situación podamos sentir la felicidad que radica muy adentro en nuestro interior.

Amar a alguien cuando menos lo merece, es amarlo cuando más lo necesita…

images

Todos nos merecemos el amor de los demás, todos tenemos cosas buenas y malas, partes positivas y negativas.

El amor es el sentimiento más hermoso y puro que tiene el ser humano. Sale directamente del corazón y del alma, sin rencor y sin condiciones. Sencillamente hay que dejarlo fluir hacia los demás.

Pero a veces sentimos que nos damos contra un muro. La otra parre parece no apreciar y merecer ese amor.

El comportamiento de alguien refleja su lucha interna. La tristeza y el dolor pueden convertir a un ser humano en alguien errático y sin rumbo. Su vida se vuelve tan triste y oscura que el simple hecho de pedir ayuda supone un esfuerzo demasiado grande.

Pero la verdad es que en esos momentos precisamente es cuando NO hay que negar el amor sino ofrecerlo multiplicado.

En los momentos de mayor oscuridad y tormento es cuando les hace falta la compañía, la sinceridad, la comprensión y el cariño de alguien.

Nunca neguéis el amor a nadie y nunca penséis que alguien no es digno de ser amado. Todos tenemos instantes en lo que nos sentimos perdidos y solamente nos hace falta un abrazo y a alguien dispuesto a entender y amar.

Foto: Pinterest

No corras detrás de alguien que ya sabe dónde estás…

large

Poseemos objetos, no personas. Nadie es nuestro así que no podemos perder a nadie. Hay personas que deseamos tener en nuestra vida, pero es siempre su decisión quedarse o irse.

Y es que nunca hay que perseguir a la gente. Todo lo que podemos hacer es ser nosotros mismo y la gente correcta, aquellos que realmente pertenecen a nuestra vida – vendrán a nosotros y se quedarán para siempre.

Nadie se cruza en nuestra vida por azar. Todo el mundo nos ayudará, nos transformará, de algunos aprenderemos, otros aprenderán de nosotros. A algunos los necesitamos para transformar nuestra vida, otros nos necesitan a nosotros para transformar su vida…

Todo lo que hay que hacer es ser agradecidos y amar a todo el mundo sin importar si se quedarán un mes, un año o para siempre…

Foto: http://weheartit.com/

¡Frente al mar…del alma!

A veces todo lo que necesitamos es poder perdonarnos a nosotros mismos. Es difícil, pero solamente cuando dejamos ir el pasado – nuestro corazón empieza a sanar.  Nos machacamos y somos nuestro peor enemigo; nos castigamos, nos enfadamos con nosotros mismos. No hay nada peor que guardarse rencor a uno mismo. Es energía negativa que estamos dejando en nuestro interior…y ahí puede quedarse por años…o para siempre!