Si no sabes qué regalar a tus seres más queridos en Navidad, regálales tu amor.

das recibes

Ya estoy haciendo listas con los regalos que tengo que comprar para Navidad. Algunos dirán que es demasiado pronto. Otros dirán que eso es promover el consumismo o que la Navidad es la peor de las épocas para regalar cosas.

Me gustan los regalos: ofrecerlos y recibirlos.

Regalar, desde mi punto de vista significa amar y ser amado: un regalo tiene un sentido emocional porque significa que se tiene presente al otro, que se le reconoce y se le aprecia.

Cuando uno regala algo además de tomarse el tiempo pensando en esa persona, que es lo que necesita, que es lo que le gusta y que regalo le encantaría, se tiene que recordar que detrás de cada regalo existe un mensaje muy poderoso que puede decir “te quiero”, “te extraño” o “me importas”.  

Yo normalmente regalo sin motivo. Todas las personas cercanas a mí son especiales y hacen que mi vida sea espectacular. Ningún regalo podría mostrarles lo mucho que les aprecio y lo feliz que me siento por tenerlas a mi lado.

Son pequeños gestos que muestran amor.

Y ¿a quién no le gusta regalar/recibir amor?

Anuncios

Estar solo es mejor que sentarse al lado de tu pareja y sentirte solo

DSCN2434

Todo el mundo quiere amar y sentirse amado. No hay nada más bonito en este mundo.

Pero todo llega a su momento y es por eso que tenemos que saber esperar.

Una relación no se tiene que basar en intentar llenar espacios vacíos.

También hay que tener presente lo que podemos ofrecer a los demás y en lo que nos merecemos recibir de los demás.

Muchas veces cuando sentimos miedo a estar solos, nuestra manera de pensar cambia, nuestro esquema de selección se vuelve mediocre; es una respuesta automática a lo que creemos merecer. Cuando por algún motivo sentimos miedo, desesperanza, incomodidad con la soledad, todo confabula para meternos en relaciones que nos profundicen ese miedo, porque por algún motivo no tenemos confianza en nosotros mismos para conseguir una pareja ideal, escogemos a personas equivocadas y tratamos de mantener una relación que no nos llena por no dejar vacío ese espacio.

Hay que recordar algo muy importante. La soledad es un estado mental.

Estar soltero no significa estar solo…

 

El amor es el lenguaje universal…

DSCN3766

Todos somos diferentes y todos tenemos maneras diferentes de expresar el amor. Se dice por ahí que hay 5 lenguajes del amor.

Palabras

Las palabras tienen un poder impresionante.  Los elogios verbales, o palabras de agradecimiento son poderosos comunicadores de amor. Expresamos cariño al verbalizar palabras de ánimo, apoyo, afecto, felicitación, elogios, amabilidad, o humildad hacia los demás.

Pasar tiempo de calidad
“Tiempo de calidad” significa darle a alguien toda la atención. No significa estar sentado en el sofá viendo la televisión juntos sino estar hablando o comiendo, disfrutando de la compañía de los demás, escuchando y siendo escuchados, sin prisas ni otros distractores.

Recibir regalos
En el corazón del amor está el espíritu de ofrecer.
Un regalo es algo que se puede sostener en la mano y decir: “Mira, estaba pensando en ti” o “Me acordé de ti”. Debes pensar en alguien para darle un regalo. El regalo en sí es un símbolo de ese pensamiento. No importa si cuesta dinero. Lo importante es que pienses en cierta persona.

Actos de servicio

Cocinar, hacer la compra, vaciar el lavavajillas o pasar la aspiradora, todos son actos de servicio. Requieren pensamiento, planificación, tiempo, esfuerzo y energía. Si se hacen con un espíritu positivo, en verdad son expresiones de amor.

Contacto físico
Es la forma de comunicación más sencilla y directa. Tomarse de las manos, abrazarse, besarse, acariciarse, tocarse, tener relaciones sexuales; son formas de transmitir y recibir amor.

Para algunas personas, el contacto físico es su principal lenguaje de amor. Sin eso, no se sienten amados completamente. Yo diría que sin importar como, el amor tiene que ser expresado. Algunos preferimos el contacto físico, otros somos expertos con las palabras y otros regalamos cosas. No hay dos personas iguales y no hay dos maneras iguales de amar…ese es el encanto del amor.

La belleza humana es la imagen de la perfección divina…

manooooooooos

Tengo bastantes amigos. Algunos muy cercanos y otros no tanto. Desde el exterior parezco una persona “muy popular” pero la verdad es que no tengo nada de especial. Pero trato a los demás de la mejor manera posible.

Hace tiempo aprendí una cosa muy importante: nadie es perfecto. Todos tenemos cosas que son difíciles de aceptar. Y está claro que lo más sencillo es centrarse en lo difícil. Pero yo decidí ver solamente las cosas positivas.

Siempre recuerdo que es lo que me gusta de alguien y por qué le quiero. Y lo digo a menudo. Todos mis amigos saben que les quiero. Porque se lo muestro y lo digo con y sin una razón especial.

Y nunca dejo de sentirme agradecida por todas las personas que forman parte de mi vida.

El mundo no es perfecto y los seres humanos no somos perfectos, pero no hay nada más maravilloso que la belleza de un alma

Está claro que nunca podremos amar y aceptar incondicionalmente a todo el mundo, pero eso está bien.

Pero si decidimos que alguien tiene una energía compatible con la nuestra más vale saber ser agradecidos.

¿Qué pondrías en tu maleta?

maleeeeeeeeeeeeeeeeeeeeta

Tengo claro que, si tuviera que poner en una sola maleta lo que más me importa en este mundo, la maleta estaría vacía. La verdad es que no puedo meter ahí a las personas que quiero y los objetos son reemplazables. Sin excepción. Todos.

Las personas, en cambio son únicas. Cada alma que se cruza en mi camino deja su huella y me cambia para siempre. Y cada persona tiene su lugar en mi corazón, un lugar que nadie más puede ocupar.

Alguien dijo que las personas fueron creadas para ser amadas y las cosas fueron creadas para ser usadas y que la razón por la que el mundo está en caos, es porque las cosas están siendo amadas y las personas están siendo usadas.

Muchas veces nos aferramos más a las cosas que a las personas, creyendo que nos van a dar la felicidad, pero eso no pasa, y solamente nos hacemos egoístas…