No me ames por mi físico…

Bueno, ya estoy hasta la coronilla de escuchar a todos mis amigos (aquellos que forman la parte masculina de la ecuación) quejándose de los potingues que las esposas, amigas, amantes, compañeras de piso tienen (tenemos!!!) en el baño. ¿Sabéis de lo que estoy hablando, verdad? “Básicamente, fui expulsado de mi propio baño. Tengo un perfume, crema dental, una cuchilla para afeitar y una loción para después del afeitado. Y el gel de baño que también me sirve de champú. Y eso es todo. ¿Qué más podría necesitar?” me decía A., queridísimo amigo, gran entendedor de la psicología femenina. 

El mismo amigo que, 1 hora después, me describió en detalle a una hermosísima mujer, de pelo largo, fino y brillante, ojos grandes expresivos, piel radiante y cuerpo de diosa que le fascinó durante la salida de la semana pasada.

Hombres de todo el mundo ¿de verdad pensáis que todo eso se consigue utilizando un gel de baño para el cuerpo, la cara & la cabeza? ¿Cuántos de vosotros, los hombres que siempre pretendéis ser amados tal como sois (incluso cuando se os olvida afeitaros, pasar por el gimnasio o por la ducha), os gustaría ver a vuestra pareja con el pelo sucio, la cara llena de granos, bigote y cejas gruesas y luciendo un par de kilitos de más? 

Y eso mientras os gusta (y mucho) presumir de que nos amáis por nuestra alma…

 

Anuncios

2 pensamientos en “No me ames por mi físico…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s