La damisela en apuros y el príncipe azul (parte I)

Imagen

En muchas películas, las mujeres son representadas como los seres más indefensos y siempre necesitan ayuda.

La idea que inculcan es que las mujeres no sirven a ningún propósito real excepto ese de ser rescatadas por un héroe o personaje principal. Héroe, que es excepcional en todos los aspectos: fuerte, inteligente, carismático. Ellas, en cambio, son débiles, indefensas e impotentes: siempre en peligro, tienen problemas. Muchas veces rehenes. Maltratadas. Secuestradas, atadas, golpeadas mientras esperan al héroe, que es SIEMPRE un hombre, para liberarlas.

La realidad es bastante más diferente y es que, hoy en día, las mujeres luchamos para ser iguales a los hombres.  Queremos tener el mismo tipo de trabajo, el mismo sueldo, los mismos beneficios.

La situación ha cambiado. Eso quiere decir que ya no somos damiselas en peligro esperando ser rescatadas. Ahora ya podemos y nos gusta ser independientes.

Todavía somos princesas delicadas (pero no indefensas). Queremos ser tratadas como tal, queremos ser amadas y mimadas pero también necesitamos la libertad de leer, de estudiar y hacer todas las cosas que nos gustan.

Ya no esperamos al príncipe azul sino que deseamos un hombre verdadero. No importa mucho su físico, lo que importa es su manera de ser, su alma, su inteligencia, su sentido del humor. No necesariamente en este orden y no necesariamente en el mismo hombre.

No pedimos regalos, ni joyas, coches, diamantes u otras cosas caras (aunque a quien no le alegra un regalo hecho con el corazón?). Necesitamos a alguien que nos ame tal y como somos, alguien que se preocupe por nosotras, que nos de la libertad que nos merecemos y que este ahí cada vez que anhelemos apoyo o un abrazo en situaciones difíciles…

Estas son las cosas más importantes y este sería el príncipe azul, el hombre perfecto.

Como princesas, no solamente pedimos sino que también ofrecemos a la persona amada. Y normalmente ofrecemos mucho: amor, consuelo en tiempos difíciles, espacio y libertad, confianza. Porque sabemos que en una pareja, el amor entre las dos personas no es sólo una lucha sino una hermosa colaboración, que se vuelve más fuerte con cada gesto de amor mostrado.

Pero…si ya no somos damiselas en peligro ¿por qué hay todavía tantos (seudo) príncipes azules?

Foto: http://moonlightmysteria.deviantart.com/journal/

Anuncios

2 pensamientos en “La damisela en apuros y el príncipe azul (parte I)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s