El corazón llora por todo lo que ha perdido pero el espíritu ríe por lo que todavía le queda

759997_GOT401_080113_ND_0239.jpg

Son muchos años de matrimonio. Años de felicidad y momentos maravillosos. Vacaciones en las islas más exóticas, paseos románticos y desayunos en la cama, noches de sexo salvaje. La infidelidad viene como una lluvia fría de invierno que te pilla sin paragua y te congela el alma.

Es tan extraño. Tú vivías en tu mundo perfecto y en ningún momento te percataste de que algo iba mal. Ahora te preguntas como es posible que no hayas visto ni una sola señal. Puede que no le prestarás atención porque tu universo era perfecto. No le faltaba nada.

Ahora lo estás pasando mal. Sufres. Porque sabes la verdad. Te gustaría ver a tu pareja, o mejor dicho a tu ex – pareja sufrir tanto como sufres tu. Eso te ayudaría a superar mejor esos momentos horribles.

¿Quién lo pasa peor en este tipo de situaciones? ¿El que ha sido infiel o el otro?

Claro, estaremos de acuerdo que el que descubre que la pareja le ha sido infiel lo pasa realmente mal. Todo su universo cambia, su mundo se derrumbe y de un momento para el otro, de vivir en el paraíso pasa al infierno más oscuro.

Pero el que decide a ser infiel también sufre. Es difícil de creerlo pero…

¿Recuerdas todas esas noches de amor que tu disfrutabas tanto? Te sentías plenamente feliz. Esas noches eran puro sufrimiento para tu pareja que estaba en dos sitios al mismo tiempo sin tener la fuerza para decidirse por uno de ellos. Años y años de mentiras, de tener que mantener una imagen, de tener que inventar excusas, años de noches sin dormir, momentos de remordimiento.

Años de felicidad para ti que  vivías una historia de amor normal: con risas y lágrimas, con discusiones y dulces reconciliaciones.

Supongo que en este momento te sientes mal porque te engañaron. Crees que has perdido tiempo precioso de tu vida con la persona equivocada. Pero piénsalo de otra manera.  Ese tiempo, esos años felices los has disfrutado. Has amado, te has entregado, te has mostrado tal y como eres. Has sido feliz.

El que ha sido infiel sí que ha perdido años de su vida mintiendo, escondiéndose, lleno de dudas y extremadamente frustrado, incapaz de escoger entre dos opciones.

La infidelidad no tiene excusa. El culpable es obvio.

Pero… ¿quién es el perdedor y quién es el ganador?

Foto: http://feminspire.com/game-of-thrones-real-rape-problem/

Anuncios

4 pensamientos en “El corazón llora por todo lo que ha perdido pero el espíritu ríe por lo que todavía le queda

  1. Espinoso y complejo tema, aunque desde ese prisma no te falta razón, doloroso triángulo el que se forma donde todos al final acabarán sufriendo… un abrazo

    • Sí, Kike. Es muy importante el ángulo del que analizamos la situación. Aunque he de reconocer que nunca he sido la que ha engañado…me puedo solamente imaginar lo que se siente. De todas maneras, cuando hay una infidelidad de por medio…hay sufrimiento.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s