Buen porte y buenos modales, abren puertas principales

Hannibal

La gran mayoría de nosotros cuando conocemos a alguien o empezamos una nueva relación utilizamos nuestro mejor comportamiento. Prestamos mucha, muchísima atención al aseo personal, a la cortesía, y hacemos todo lo posible para no interrumpir a nuestra pareja cuando está contando una historia o da su opinión sobre algo. No olvidamos decir “por favor” cuando necesitamos algo, “perdón” cuando nos equivocamos o “gracias” cuando se nos ofrece una cosa.

Y, sin embargo, una vez que la relación está bien establecida,  muchos empezamos a olvidar todos estos comportamientos.

Desde mi punto de vista, el peor tipo de hombre es el maleducado (que sí, también hay mujeres con las que cualquier hombre se avergonzaría si tuvieran que salir en público).

Y no me refiero aquí a los estudios. Saber estar y saber comportarse bien, ser educado, hablar con propiedad omitiendo las palabrotas no tiene nada que ver con los  títulos universitarios.

 A nadie le gustaría tener un novio que grita en vez de hablar, que no cierra la boca cuando come, que se limpia los dientes con los palillos en la mesa (no sé que opináis vosotros, pero hacerlo en la mesa, a mí personalmente  me parece extremadamente asqueroso) que no presta atención a su forma de hablar. Ya os he comentado en varias ocasiones que las palabras son muy poderosas. Y un hombre no puede hablar con una mujer (y da igual si es la mamá, la hermana, una vecina, la dependienta del supermercado o la pareja) de la misma manera en la que les habla a sus amigos.

Y al revés la situación es igual. Tampoco creo que a los hombres les gustaría tener una pareja que chilla en vez de hablar, que se ríe en el cine o en el teatro de tal manera que todo el mundo voltea la cabeza para mirarla, que come pipas y escupe las cáscaras en el suelo, que utiliza palabra no dignas de una mujer.

La inteligencia, el saber estar, la manera de vestir, el aspecto físico, el dinero  y un montón de otras cosas son importantes a la hora de buscar pareja pero sin buenos modales todas esas cosas no valen nada.

Mi pareja tiene que entender una cosa: yo me merezco tener al lado una persona que muestra su mejor comportamiento siempre. Cuando está conmigo y no solamente.

Porque los buenos modales son sexy y son el mejor adhesivo para una vida íntima satisfactoria.

Foto: http://blogs.20minutos.es/solo-un-capitulo-mas-series/

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s