¡No es tuyo/a!

untitled

Muchos vivimos con la idea (obviamente equivocada) de que la persona con la que compartimos la vida nos pertenece.

Es mi esposo/a, novio/a, y por lo tanto me tiene que amar y cuidar siempre, se tiene que preocupar por mí, me tiene que ayudar y nunca – nunca me puede dejar. Porque es mía o mío y la/lo necesito/a. Para eso existe, ese es su propósito en esta vida. ¡Qué error más grande pensar así!

Supongo que es por eso que sufrimos tanto cuando ese ser humano que había decidido en algún momento, compartir su vida con nosotros se aleja un poco o se va el todo.  La idea de perder algo que disfrutábamos, que era nuestro y que ahora ya no tenemos  es aterradora; más o menos como  pasa con los niños que pierden un juguete y empiezan a llorar porque desean recuperar lo que han tenido y ya no tienen.

En el caso de las personas las cosas son (o deberían ser) muy diferentes pero nosotros somos demasiado ciegos para verlo.

Nadie es nuestra propiedad personal. Porque no compramos una pareja igual que lo hacemos con el último modelo de móvil o de coche. No podemos pretender que esa persona haga lo que nosotros queremos que haga, ni que sea como nosotros soñamos que sea. No le pagamos para que nos haga favores y tampoco tenemos la autoridad de obligarle a decir o hacer cosas que no quiere. Si esa persona se queda a nuestro lado y hace o dice ciertas cosas es porque quiere. Porque le nace de adentro. Porque su decisión es esa. Pero si en algún momento siente que ya no tiene ganas de hacerlo – tiene toda la libertad de escoger otro camino.

Está claro que nosotros, todos, si nos gusta nuestra vida y las personas que hacen parte de ella – queremos disfrutarlas al máximo y para siempre. Y haríamos cualquier cosa, lo daríamos todo para que eso sucediese. Pero – como solamente tenemos cosas materiales (no somos dueños de ninguna persona) no hay manera de guardarlo todo  y disfrutarlo eternamente.

Y cuanto antes entendamos eso – mejor. Porque las personas existen para ser valoradas y amadas y los objetos para tenerlos, dominarlos, utilizarlos.

Y las personas no son objetos…

Foto: http://bohocollective.com/

Anuncios

6 pensamientos en “¡No es tuyo/a!

  1. Querida Ema, muchas parejas lo tienen claro desde antes del comienzo, otras lo aprenden en el transcurso y otras jamás lo aprenderán. Nuestra pareja esta ahi para compartir su vida a tu lado y viceversa, para crecer juntos no para hacernos menos, para aprender de la vida juntos y amarse. En fin comparto tu idea de que la pareja no es un objeto y me apena ver parejas viviendo en esa desgracia.
    Un abrazote!!

  2. Que linda entrada, !muy de acuerdo! todo debe ser libre, si una persona siente estar y amarnos incondicionalmente, es porque somos afortunados y por una u otra razón lo siente dentro de forma natural, lo único que efectivamente debemos hacer es cuidarlo, valorarlo y tratar de este modo natural también mantenerlo por siempre…disfrutarlo y si está en nuestras manos avivarlo, pero jamás pensando que nos pertenece al contrario que cada momento viene siendo un regalo y una oportunidad porque si en cualquier momento la persona deja de sentir por nosotros…es libre totalmente para irse…pero debemos aprovechar el hecho de que alguien nos ame y cuidar y valorar ese sentimiento verdadero del alma….

    • Exactamente! Hay que disfrutar lo que se tiene, hay que cuidar y valorar el amor, como bien dices, sin llegar a pensar que la otra persona es un objeto que nos pertenece…
      Besos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s