Escucha más. Habla menos.

DSC08941

Estos días un amigo me preguntaba cual era mi secreto. No entendía que hacía yo diferente para que todo el mundo me tuviera la confianza necesaria para abrirse totalmente y para contarme secretos y cosas que solamente se comparten con los seres más cercanos.

Diría que lo que hago yo diferente y lo que todos deberíamos hacer es algo relativamente sencillo pero que no está precisamente de moda estos días y eso es escuchar.

Como seres humanos, todos tenemos una necesidad universal de sentirnos escuchados y comprendidos.

Es por eso que creo que en esta vida, no hay regalo más precioso que se pueda ofrecer a alguien que estar ahí cuando de verdad lo necesite;  pero estar a su lado en cuerpo y alma, totalmente abierto y dispuesto a escuchar, no solamente oír, todo lo que necesita decir.

Todos tenemos unas vidas tan ocupadas, hacemos mil cosas a la vez pero cuando necesitamos hablar con alguien sobre cosas importantes, cuando sentimos el deseo de desahogarnos, de sacar todos los problemas, es complicado encontrar seres dispuestos a escuchar con interés lo que queremos expresar.

Y no se trata de hacer el papel del psicólogo, ni de dar consejos (menos si la persona no los pide). Es suficiente estar presente. Respetar los silencios del otro. Tener consideración por su problema, por su dolor. No juzgar. (Intentar) entender.

Para mi es algo natural, algo que hago sin pensar, sin esforzarme, pero creo que todos deberíamos hacer un intento, esforzarnos para ser más abiertos y más presentes para las personas que nos rodean.

Porque escuchar demuestra respeto y empatía por otras personas. Al escuchar, envías un mensaje que dice: “Tú eres importante para mí. Te respeto”.

Y cuando ofreces amor recibes…más amor.

Anuncios

5 pensamientos en “Escucha más. Habla menos.

  1. Me encantó esto, es algo tan simple pero que a veces olvidamos. Estar ahí para una persona es un gesto gigante, sólo escuchando su descargo podemos ayudar tanto

    Un saludo!

    • ¿A que sí, Neri? Pero muchas veces somos incapaces de hacerlo. El cuerpo lo tenemos al lado de la persona que nos necesita pero el alma y la mente en otra parte. Es triste!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s